Combinar vestidos con zapatos: cómo crear el look perfecto

Ya sea para una boda, para una cena de gala, para un fin de año o cualquier otra ocasión especial, combinar vestidos con zapatos es esencial. No es tarea fácil, ya que después de lo que suele costar encontrar un vestido de mujer de un color y un corte adecuado a nuestra figura, y de un estilo que no desentone con la ocasión (en este post explicamos algunos trucos para elegirlo), los zapatos deben combinar con esa difícil elección, siendo idealmente bonitos, cómodos, combinables (e incluso poder darles juego con otros conjuntos de nuestro armario) y no excesivamente caros.

Ante las infinitas posibilidades (sandalias de tiras, tacones de aguja, plataformas, etc.), no está de más tener presentes unos trucos para poder combinar nuestros vestidos con zapatos sea cual sea la ocasión, la temporada y el color y estilo.

3 Trucos para combinar los vestidos con los zapatos

1. Según el color del vestido

Una elección habitual a la hora de combinar vestidos con zapatos es optar por el mismo color, ya que muchas lo ven un acierto seguro. No es una mala alternativa, pero para evitar la sensación de que nos hemos hecho un vestido con una tela determinada y hemos querido amortizarla usándola también para los zapatos, debemos tener presentes algunos consejos:

  • Mismo tono distinto material: Un look monocromático aporta sofisticación y elegancia, pero elegir un material diferente, por ejemplo, satinado si el vestido es brillante o viceversa, y así agregar diferentes texturas, eliminará una excesiva uniformidad. Además, podemos pensar en aportar algo de color con un accesorio (bolso o collar).
  • Ligeras variaciones de color: Si no queremos que se nos vea demasiado monocromáticas, podemos elegir un color como punto de partida (el del vestido) y elegir piezas en colores que sean ligeramente diferentes entre sí (zapatos, abrigo, bolso, etc.), para un look totalmente moderno. Pueden combinarse, por ejemplo, verde manzana y verde musgo, violeta lavanda y violeta malva, azul celeste y azul cerúleo, rosa palo y rosa francés, amarillo nápoles y amarillo crema, etc.
  • Zapatos un tono más oscuros que el vestido: para romper de forma casi imperceptible con la monotonía de un solo color, puede optarse por zapatos sólo un tono más oscuro que el vestido. La diferencia será muy sutil pero evitará una asimilación total de colores.
  • Colores complementarios: si lo que buscamos es contraste, optar por colores complementarios es la elección perfecta. Un color complementario es aquél que está en el lado opuesta del círculo cromático: por ejemplo, lila y verde, amarillo y azul, rojo y celeste, etc. Optar por esta solución es un arte, de manera que lo mejor es dejarnos asesorar por un profesional para lograr ese look atrevido que buscamos.
  • Combinar zapatos con vestidos

  • El recurso del blanco y el negro: los zapatos blancos, negros, nude, plateados o dorados, son un acierto para la mayor parte de vestidos, ya que son colores neutros, aunque recordemos que hay excepciones: por ejemplo, el negro puede no combinar correctamente con tonos borgoña, gris oscuro o marrón, entre otros.
  • Match: otra opción para combinar vestidos con zapatos es encontrar un equilibrio entre los colores predominantes del vestido y el zapato. Por ejemplo si llevamos un vestido estampado con diferentes colores, podemos fijarnos en el color predominante del vestido y recurrir a unos zapatos que combinen según alguno de los criterios anteriores.

2. Según el tipo de vestido

De la misma manera que existen infinidad de colores también existen cada vez más patrones, modelos y estilos de vestidos diferentes y atrevidos: largos, cortos, midi, asimétricos, estilo romano, con escotes palabra de honor… y aquí se añade un nuevo factor a tener en cuenta para elegir zapatos para nuestro vestido que se adapten y combinen a la perfección.

A continuación enumeramos algunos tipos de vestidos y los zapatos con qué combinarlos.

  • Vestidos cortos: Los vestidos cortos suelen dar mucho juego a la hora de combinarlos con los zapatos. Independientemente de la época del año, si se trata de una ocasión especial como una fiesta es recomendable que tengan tacón para dar un plus de elegancia y al mismo tiempo estilizar la figura, en sandalias en verano y en clásicos cerrados en invierno. En cambio, si se trata de una ocasión más informal, podemos utilizar unas sandalias tipo bailarinas, zapatos planos o incluso unas zapatillas deportivas para aportar un look casual.
  • Vestidos largos: Los vestidos largos se suelen combinar con zapatos de tacón, especialmente en ocasiones muy elegantes, y/o si hay peligro de pisarlos, y si se prefiere dar al conjunto un toque más informal, pueden quedar bien las sandalias de suela plana, incluidas las de estilo griego.
  • Vestido midi: Los vestidos midi son aquellos que su corte se sitúa por debajo de la rodilla y por encima de los tobillos. Uno de los principales atractivos de este tipo de vestidos es su versatilidad: se pueden combinar con cualquier tipo de zapatos, ya sean de tacón para alargar las piernas y estilizar nuestra figura, zapatos planos, e incluso se pueden combinar con botas.

3. Según la ocasión

Una de los principales factores que influyen a la hora de combinar vestidos con zapatos es el tipo de ocasión a la que debemos asistir con ellos. Una cena de gala no requerirá los mismos zapatos que una boda de día, por ejemplo.

A continuación, damos ejemplos de ocasiones y posibles combinaciones que nos pueden resultar útiles:

  • Eventos de día: Permiten llevar zapatos más sencillos y cómodos, ya que los vestidos de día suelen ser también menos llamativos. Esto aplica a bodas, comuniones, eventos de empresa, etc. Si queremos dar protagonismo total al vestido, lo ideal es usar colores neutros como negros, blancos o nude en los zapatos. Dependiendo de la época del año, optaremos por zapato más cerrado o por sandalias. Si sabemos que el evento empieza de día pero puede alargarse hasta la noche e incluso la madrugada (sucede en algunas bodas), evitar tacones muy altos puede ser lo mejor. Las cuñas pueden quedar muy bien con muchos estilos de vestido, especialmente en verano y al aire libre.
  • Eventos de noche: Son una buena ocasión para quienes adoran los zapatos, ya que permiten lucir los más atrevidos y llamativos, incluyendo estampados, colores estridentes, texturas, lentejuelas, etc., y aprovechar para optar por tacones altos o incluso plataformas si queremos realzar nuestra figura. Hay que tener cuidado, eso sí, de no eclipsar a los anfitriones (novias, etc.) con un look excesivamente estridente que nos haga ser el único centro de atención.
  • Eventos informales y día a día: Son aptos para un abanico muy amplio de zapatos, incluyendo planos o de tacón (los tacones de aguja son muy elegantes con un look casual), abiertos o cerrados, hasta zapatillas deportivas ‘chic’ que pueden dar a un conjunto un toque informal, incluso con vestidos largos.
    • Eventos religiosos

      Los eventos con alta carga religiosa no requieren necesariamente looks muy conservadores, pero sí apostar por los detalles discretos de buen gusto, sin estridencias. Los colores vivos y estampados florales pueden ser una opción alegre para un bautizo o una comunión, por ejemplo, y combinarlos con neutros en zapatos y accesorios.

      Lo importante es cómo te sientes

      En Madame Butterfly nos gusta insistir en que lo importante en la elección de un vestido y unos zapatos es sentirse cómoda y atractiva, y no dejarnos influir por lo que dirán los demás. Nuestros modelos de vestidos de fiesta económicos están pensados para mujeres que quieren lucir distintas y son muy combinables con todo tipo de zapatos. Si tienes alguna pregunta, no dudes en hacérnosla llegar!

      Saber más: