Como ir vestida a una boda

Cómo ir vestida a una boda: ideas para tu look de invitada

Cuando recibimos una invitación de boda, nos suelen venir a la cabeza varias preguntas, como si podremos organizarnos para asistir en esa fecha, qué regalo comprar y, sobre todo, qué vestido llevar. Si bien hay algunas reglas generales fáciles de recordar y aplicar, como no usar ropa blanca o ropa de diario (que incluso en las bodas más informales puede llegar a dejarnos en evidencia), decidir cómo ir vestida a una boda puede ser extremadamente difícil.

En la decisión de cómo ir vestida a una boda influyen varios factores como el tipo de ceremonia (urbana, campo, playa, iglesia), el estilo (formal o informal), la época del año o que tipo de invitada eres (hermana del novio, compañera de trabajo o una prima lejana de la pareja), así como nuestros gustos y las características de nuestro cuerpo (forma de nuestra figura, color de piel, de ojos y de pelo, etc.) En este post intentamos acotar la infinidad de opciones existentes para ponértelo fácil y darte ideas para ir perfecta.

7 reglas para saber cómo ir vestida a un boda

Existen cinco reglas muy importantes en una boda que todo invitado tiene que conocer y respetar.

1. ¿Vestido corto o largo?

Es una duda muy habitual. Por supuesto, depende de nuestros gustos y de lo a gusto que estemos con nuestras piernas, pero también hay que tener en cuenta si la boda es de día o de noche, la época del año y el lugar donde se realiza. Si la boda es diurna podemos optar por un modelo de vestido corto o midi, mientras que si es de noche o en invierno, optar por la elegancia de un vestido largo puede ser una buena opción. También hay que tener en cuenta dónde se celebra la boda: si se trata de una ceremonia casual en la playa no sólo un vestido largo puede no ser lo ideal, sino que es una buena ocasión para lucir un vestido corto (incluso a media pierna) combinado con sandalias planas, y si lo es en un lugar muy elegante, aunque sea una ceremonia de día, seguramente lo más adecuado será llevar un vestido por la rodilla o incluso a media pierna.

2. ¿De qué color ir vestidas?

La elección de un color de vestido adecuado es fundamental para sentirnos cómodas y guapas el día de la boda: nuestros gustos son fundamentales, pero también lo son nuestras características físicas, como la forma del cuerpo, nuestro color de piel, de pelo y de ojos, ya que un color puede destacar nuestras virtudes pero también nuestros defectos. En el post sobre cómo elegir un vestido de fiesta hablamos de cómo elegir un color adecuado, y también destacamos colores que suelen favorecer a todo el mundo, como el rosa claro, que ilumina cualquier tono de piel (cálido, frío o neutro) y realzan su brillo natural, o el verde azulado o el berenjena.

Los metálicos, que suelen ser algunos de los colores estrella en bodas de noche, no quedan bien en todos los tipos de piel: el dorado es ideal en pieles claras u oscuras con matices fríos (es decir, las que al mirar sus venas las ven más de color azulado que verdoso), ya que el cálido del dorado actúa de contrapunto del matiz frío, mientras que el plateado es al contrario, adecuado en pieles con matices cálidos (es decir, las que al mirar sus venas las ven más verdosas que azuladas).

El negro, por otra parte, es ideal para todos los tonos y matices de piel, excepto en los más neutros, ya que tienden a generar un efecto pálido en la piel.

3. El bolso, nuestro gran acompañante

Un bolso en un look de boda debe ser como más pequeño mejor. Una buena opción es optar por los bolsos de mano estilo clutch, ideales para llevar el móvil, algo de maquillaje que podamos necesitar para esos pequeños retoques durante la fiesta y poco más. Nunca hay que optar por un maxi bolso o bolso con correa porque no combinan con ningún vestido para boda.

4. ¿Tocado o pamela en el pelo?

El protocolo dicta que cuanto más avanzada en el día sea la boda, el tamaño del complemento en la cabeza (tocado o pamela) debe ser menor, y obviamente tiene su lógica. Si la boda es por la mañana, especialmente en verano, suele ser necesario protegerse del sol y la mejor opción es una pamela. En cambio si la boda es por la tarde o noche la opción más acertada suele ser un tocado, sencillo y elegante. Siempre hay que recordar que si nos decantamos por un tocado debe ser cómodo, ya que una pamela nos la podremos quitar en un momento dado y el tocado no, y que si llevamos pamela, debemos ir peinadas acorde, para que cuando nos la quitemos el pelo nos siga quedando perfecto.

5. ¿Vestido y zapatos/bolso a juego o diferentes?

Hay varias formas de combinar zapatos y bolso con vestido en una boda: colores complementarios, mismo tono pero distinto material, colores sólo ligeramente diferentes, etc., y a su vez, hacer coincidir los zapatos con el bolso o no. En un post anterior explicamos cómo combinar zapatos con vestidos para crear el look perfecto.

6. ¿Tacones sí o no?

Por norma general en una boda hay que llevar tacones ya que favorecen mucho más cualquier look y estilizan la figura. Sin embargo, a veces hay que priorizar la comodidad por encima de la estética, especialmente si sabemos que la fiesta se alargará muchas horas o si es en lugares específicos como una playa o si nos resulta difícil andar con tacones. Es posible optar por unas sandalias planas elegantes (por ejemplo, doradas o plateadas) o apostar por unos zapatos de tacón para la ceremonia y para el banquete cambiarlos por unos zapatos planos más cómodos.

7. ¿Qué accesorios llevar?

La cantidad y el tipo de joyas dependen mucho del vestido que llevemos. Si el vestido llama mucho la atención, lo ideal es llevar joyas discretas, mientras que si el vestido es simple podemos llevar prácticamente los accesorios que queramos. La joyería dorada es ideal para pieles con matices fríos, mientras que la joyería plateada es ideal para los cálidos. Los estilos de joyería boho-chic son ideales para bodas de día, especialmente las veraniegas.

Ideas para ir vestida a una boda

De acuerdo con las reglas que hemos detallado hasta ahora, hacemos algunas sugerencias concretas para diferentes tipos de boda.

Boda diurna

Vestido encaje floral
Vestido midi Bellucci

Boda de tarde

Blusa y falda Gabbana
Vestido tipo romano

Boda de noche o de gala

Vestido negro de lentejuelas
Vestido negro de lentejuelas

Boda informal (como una boda en la playa)

Vestido negro de lentejuelas
Vestido negro de lentejuelas

5 errores a evitar como invitada a una boda

Muchas veces porque el tiempo se nos viene encima, elegimos con prisas y nos olvidamos algunas normas fundamentales que nos hacen cometer errores básicos como invitadas a una boda. Aquí detallamos algunos errores que no debemos cometer:

1. Ir de blanco (incluso si la novia no va de blanco)

No hay duda de que ir de blanco a una boda (y no sólo blanco, sino cualquier color que pueda confundirse con él, como los tonos pasteles claros tipo marfil, crudo, beige, maquillaje -nude- o incluso verde agua o rosa palo), ya que es un color reservado a la novia. Y lo es incluso si sabemos que la novia no irá vestida de blanco, ya que se nos puede confundir con ella. El único caso en el que está permitido ir de blanco a una boda es una boda ibicenca en la playa en la que se indique específicamente.

2. Arriesgar demasiado

A veces cometeremos el error de creer que en una boda ‘todo vale’ porque es un día especial para vernos diferentes. Empezamos a mirar las últimas tendencias en las revistas de moda y terminamos mezclando brillos, transparencias, volantes, lentejuelas, colores incombinables… y se produce la gran catástrofe. Ante la duda, lo mejor es apostar por la sencillez y recurrir a unos bonitos accesorios.

3. No prestar atención a la ropa interior

En muchas ocasiones dedicamos mucho tiempo a escoger el vestido y nos olvidamos de la ropa interior que quedará bien con él. No hay nada más horroroso que un tirante transparente completamente a la vista o un sujetador o unas bragas que se marquen. Estos detalles pueden llegar a estropear tu look por completo, así que prestémosles atención incluso antes de quedarnos con un vestido: si nos gusta un modelo pero prevemos que no habrá ropa interior que quede bien con él, lo mejor es optar por otro.

4. Apostar por el total black

Ya sabemos que el color negro sienta muy bien ya que combina con todo y estiliza nuestra figura pero no siempre es el color más apropiado para una boda y para una celebración de día podríamos decir que está prohibido. Si decidimos optar por un vestido negro por ser una boda de noche, o de invierno, es aconsejable combinarlo con algún detalle (zapatos, bolso, accesorios) que aporte un toque color y haga destacar nuestro look.

5. Maquillaje en cantidad

El maquillaje es un aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de decidir cómo ir vestida a una boda. A veces nos excedemos con un maquillaje muy sobrecargado pensando que así vamos a estar más guapas y… ¡error! Así lo único que conseguiremos es fijar todas las miradas en nosotras y no precisamente siempre para bien.

El maquillaje dependerá sobre todo de la hora del día que en la que se celebre el enlace y del tipo de vestido que hayamos elegido. Si es por la mañana es ideal apostar por un maquillaje natural y sofisticado, con un delineador de ojos no demasiado intenso y tonos de labios y coloretes rosas y melocotón, según nuestro tono de piel. En cambio si la celebración es por la tarde o noche, podemos ir más allá y apostar por intensificar un poco más nuestro maquillaje con alguna sombra de ojos ahumada o un tono de labios o colorete algo más atrevido (como el rojo o el marrón o púrpura según el tono de piel) que resalte nuestra expresión facial.

En todos los casos es recomendable utilizar prebases y maquillaje que tenga una duración de 24h (rímel y delineador a prueba de agua, lápiz de labios de larga duración, etc.) y así no tener que preocuparnos durante toda la jornada.

Peinados

Los peinados también cobran un enorme protagonismo en una boda. Las posibilidades son infinitas. Los recogidos siempre son un acierto ya que son muy elegantes y combinan con cualquier look. Si preferimos algo más casual podemos optar por semirecogidos, trenzas o incluso melenas sueltas, según el tipo de ceremonia y de vestido.

Un día para recordar

Probablemente una boda sea uno de los días más especiales y bonitos para recordar, especialmente si quien se casa es alguien muy cercano a nosotras, por lo que seguramente querremos que nuestro vestido sea también inolvidable. En Madame Butterfly somos expertos en ofrecer vestidos económicos para bodas que se adaptan a tus formas, tus gustos y tu presupuesto. Ofrecemos un amplio abanico de modelos de vestidos para ocasiones especiales adecuados para todo tipo de bodas.

Ver vestidos baratos

Saber más: